Jun 25 2024

Arte, moral y política en “El tercer hombre”

Joseph Cotten y Orson Welles en una escena de “El tercer hombre”, de Carol Reed

Se cumplen 75 años del estreno de El tercer hombre, la película que muchos críticos consideran como la más destacada del cine británico. Tuvo bastantes galardones, y quizás el más acertado fuera el Oscar a la mejor fotografía en blanco y negro, sin olvidarse del premio equivalente a la Palma de Oro en el festival de Cannes. La fotografía reproduce un escenario real: la Viena de la posguerra, dividida entonces en cuatro sectores militares como Berlín. No es una película de “combate” de la guerra fría, como otras que hizo Hollywood en aquella época. Por eso no ha envejecido, porque sabe retratar pasiones y caracteres humanos que siguen existiendo en todos los tiempos.

Continue reading

Jun 19 2020

Fukuyama y los efectos políticos de la pandemia

Francis Fukuyama (CC: Fronteiras do Pensamento)

Aunque han pasado más de treinta años, a Francis Fukuyama se le sigue identificando con su ensayo sobre el fin de la historia. Se le reprocha que se equivocó y que no triunfó en todo el mundo la democracia liberal, aunque sí lo hiciera el capitalismo en todas sus versiones, el neoliberal y el estatalista, representado por China y Rusia. Con todo, una lectura atenta de aquel ensayo conlleva la conclusión de que Fukuyama no daba absolutamente por sentada la victoria de la democracia liberal, pues también advertía del despertar de los nacionalismos.

Continue reading

Mar 14 2017

La táctica de Donald Trump: la capacidad de resistencia y el curso de los acontecimientos

trump-joint-address_0Hay analistas políticos que se pasan la vida esperando a que sucedan determinados acontecimientos que ellos han previsto. No pueden dar una fecha exacta de cuándo sucederán, aunque están convencidos de que existe una cierta lógica en los acontecimientos que tarde o temprano les dará la razón. Continue reading


Ene 31 2017

El modelo Trump

Trump_juramento

La política debería ser previsible y aburrida. Sería un indicador para señalar que las cosas van bien, o no del todo mal, en un país. Sin embargo, si la política se convierte en un continuo espectáculo, en el que importa menos la gestión del día a día que los titulares llamativos, no tanto de la página principal de los medios como de una cuenta de Twitter, podemos decir que el país tiene un problema. Es lo que está pasando con Donald Trump. Algunos analistas suponían que dejaría de lado sus impulsos y trabajaría con un equipo de gobierno capaz de restañar las heridas de las primarias en el Partido Republicano. Continue reading